III Jornadas Felinas Andaluzas

La fuerza felina es contagiosa

Las administraciones dan indicios de que están preparando normativas que protegerán a los gatos mientras las gateras empujan los cambios sobre el asfalto y en los despachos. A los aspectos jurídicos, veterinarios y de gestión se suman las herramientas de autocuidado y crecimiento personal en esta aventura conjunta que son las Jornadas Andaluzas. A la fuerza felina se van incorporando profesionales impresionados porque cada año somos más y mejores. ¿Alguien dijo imparables? Málaga 22 de febrero 2020

Las Terceras Jornadas Felinas Andaluzas colgaron el cartel de no hay entradas días antes de su celebración como muestra palpable de fuerza felina. Las expectativas creadas, la distancia recorrida por algunos de los asistentes y la confianza de patrocinadores y colaboradores sirvieron de acicate para hacer de esta jornada la mejor posible. Se incorporaron elementos lúdicos con la inestimable ayuda del Escuadrón 501 y algunos de los personajes de la Guerra de las Galaxias. A través de las redes se propusieron cuatro retos distintos que permanecen abiertos a través de la etiqueta: #JFA2020. Se hicieron propuestas interactivas para visibilizar el origen de los participantes en un mapa y se recabó el número de gatos y colonias que son atendidos directamente por un centenar de los presentes, se contabilizaron en casi 13000 gatos los beneficiarios directos de su gestión. Se hace imposible calcular el impacto secundario y futuro de la incorporación de buenas prácticas. 

En el tramo inaugural Mercedes Vara coordinadora técnica y responsable en Andalucía de FdCATS explicó los recursos documentales, las herramientas y el trabajo desarrollado desde la entidad para empoderar a los actores implicados en la lucha contra el sufrimiento felino. Carmen Manzano – la presidenta de la Sociedad Protectora de Animales de Málaga y coorganizadora del evento- sabe muy bien de la necesidad de velar diariamente, caso por caso, para que gatos callejeros y gatos caseros abandonados y camadas tengan una vida digna:” También los gatos deben permanecer libres de todo tipo de maltrato: el particular, el institucional, el activo y el derivado de la omisión”. Sin Manzano- ni sin su equipo- la Jornada no habría sido posible, por eso ella fue la persona más indicada para introducir a alcalde de Málaga. Los más de 300 asistentes que llenaron el salón de actos de Unicaja se sorprendieron con la intervención de Francisco de la Torre ya que traspasó los límites protocolarios y convenció con la apuesta de la ciudad por los gatos y su deseo de ajustar la teoría a la práctica. Málaga es la primera ciudad que abrazó el Manifiesto Felino, dota de fondos para desarrollar el CER de la mano de AMAN y presume de tener 126 colonias censadas: está en vías del desarrollo del amparo que merece cada individuo falta salvar aún algún escollo vinculado a la concienciación vecinal.

El Colegio de Veterinarios de Málaga colaboró y estuvo presente su presidente Antonio José Villalba abriendo una oportunidad para armonizar criterios entre profesionales especialistas como los de GEMFE (con 20 años de experiencia y un emblemático posicionamiento sobre las colonias) y veterinarios generalistas y, ¿por qué no? veterinarios municipales. Cabe destacar que, de todas las ediciones, esta es la que ha contado con mayor representación institucional. Acudieron un significativo número de técnicos y políticos de diversos municipios además de un nutrido grupo de activistas, gestoras y socios de entidades de protección animal. Tras cancelar su comparecencia, el Director General de Bienestar Animal del Gobierno de España, Sergio García comunicó su compromiso con la comunidad a través de un video que puede recuperarse en el canal de las Jornadas Felinas Andaluzas. En el mismo canal puede visionarse el emotivo “Lo que Núvol me ha enseñado” producido por Blanca Muñoz, José María Balagué y sus compañeras de colonia en Tortosa. No os perdáis tampoco la cápsula en la que entrevistamos a Javier Sanabria un bombero que representa a esa sensibilidad creciente de los colectivos implicados en la seguridad ciudadana. Gracias a todos ellos.

Agnès Dufau presidenta de FdCats y Premio Internacional en Bienestar Felino presentó en público una carta abierta a los alcaldes señalando las luces y las sombras de algunas políticas públicas. Denunció el uso de eufemismos como el de eutanasia cuando se trata de matar gatos sanos pues el termino real es el de sacrificio. Se abusa de la etiqueta sacrificio cero si un solo animal, y en especial los gatos es capturado, retenido y muerto sin padecer una enfermedad diagnosticada, activa e incurable. Sacrificar es malgastar. La experta dio ejemplos de afirmaciones realizadas desde la administración que demuestran el largo camino que queda por recorrer a algunos técnicos y políticos a veces mal o pobremente asesorados. Invitó a todos y todas a emplear los métodos científicos que avalan el ahorro de recursos, molestias y sufrimiento a las comunidades. La red de personas implicadas en la defensa de los gatos de la calle crece en número y en conocimiento. Esterilizar al menos al 80% de los miembros de una colonia, optimizar los gastos con la esterilización y desparasitación, hacer un buen seguimiento y descartar la reubicación más allá de los poquísimos casos in extremis es bueno, y a través de la colaboración es fácil. Si bien todos los gatos comunes pertenecen a una única especie y merecen un grado de protección idéntico el tipo de vínculo que hayan establecido con los humanos debe determinar nuestro modo de comportarnos con ellos y preservar la seguridad del entorno que ellos prefieren. Los gatos caseros raramente sobreviven en el exterior porque su vínculo con el humano y sus capacidades vienen predeterminadas en el origen. Los gatos callejeros que han aprendido a desconfiar de todos, o de la mayoría, de humanos deben permanecer en su lugar de origen, dentro de su comunidad y persistir en sus hábitos a excepción del mínimo periodo necesario para el CER (captura, esterilización y retorno). Las gateras no debemos propiciar su docilidad porque eso los hace vulnerables ante los desaprensivos.

Contradiciendo a los que creen que la gestión de colonias busca promover la proliferación de los gatos Dufau abogó por la calidad de vida de los gatos y la ética preservando en las mejores condiciones los gatos existentes y evitando las camadas y la sobrepoblación. Todas las partes implicadas debemos trabajar hacia el objetivo común de la convivencia entre felinos y humanos pues los beneficios que ello acarrea son múltiples. Existiendo un método probado, eficaz, rentable, colaborativo y humanitario ¿Por qué no ponerlo en marcha? El CER aporta sólo ventajas y los municipios que han visto su adecuada implantación pueden dar fe de ello.

La segunda ponente de la mañana demostró que es posible darle la vuelta como a un calcetín a un refugio de animales haciendo las cosas con conocimiento, rigor, creando equipo y evitando el derrotismo. La entrada masiva de animales abandonados, la saturación, la carencia de políticas efectivas de tenencia responsable, la limitación de los recursos y la escasez de adoptantes puede ser una realidad un día y dejar de serlo en el periodo superior a un año gracias a un buen trabajo. Todo ello en una comunidad autónoma con sacrificio cero por ley desde 2003, en un área semirrural y en un centro público. No es ciencia-ficción: es metodología, conocimiento y pasión.

Ana Martínez Cano es veterinaria, la mayor parte de su experiencia profesional se ha desarrollado en protectoras y refugios. Cuando llegó al centro de acogida de Vilafranca del Penedés, de la que es Directora Técnica, tuvo que superar desafíos muy parecidos a los que pueden presentar algunos centros públicos y privados de todo el Estado pues los medios suelen escasear en materia de protección animal y la ratio de ocupación puede duplicar el previsto. La transformación de las perreras en centros de adopción implica un cambio de paradigma mucho más profundo que el de una nomenclatura. Los animales abandonados deben gozar de salud, bienestar, estar esterilizados e identificados además de ser atendidos en sus necesidades etológicas particulares. Una dramática situación previa puede ser modificada consiguiendo mejoras muy visibles y otras más sutiles. El acondicionamiento de las instalaciones de los gatos caseros pendientes de adopción (alejados del área de perros, con enriquecimiento ambiental, zona interna y externa, areneros suficientes e higienizados, y alimento apropiado) se amortiza por un descenso de la morbilidad y un incremento de la adoptabilidad de hasta de un 250%. La armonización y puesta al día de la formación de los integrantes del equipo veterinario, auxiliares, cuidadores y administrativos puede dar un vuelco a la situación incrementando la satisfacción y el compromiso social de todos. Un siguiente paso es el reclutamiento, formación y vinculación del voluntariado convirtiéndolo en colaborador necesario según sus capacidades. Martínez también ha organizado junto al Consejo Comarcal conferencias de colegas que han formado a los técnicos locales.

Según Martínez Cano, otra de las claves para el buen funcionamiento de un centro de acogida es desarrollar actividades que previenen el abandono, la sobrepoblación y aumentan la conciencia y el compromiso ciudadano. Ana Martínez Cano es experta en esterilización y junto a su equipo realiza en el CAAD del Penedés intervenciones de gatos comunitarios -800 al año- consiguiendo no sólo el equilibrio numérico, un mayor cuidado en su territorio natal, longevidad y salud si no un cambio en la percepción de los animales entre los lugareños. La veterinaria antes de iniciar el CER en una nueva población acude personalmente al territorio, se interrelaciona con las gestoras y da las pautas correctas del CER que son las que ofrecen los mejores resultados en un plazo más corto. Por ejemplo, concentrando las capturas y los esfuerzos en un área completándola antes de asumir el abordaje de la siguiente. La cuestión sobre la esterilización temprana y la necesidad de desterrar falsos mitos sobre posibles consecuencias de intervenir con tres meses de edad es algo que puede desarrollar in extenso y esperamos que lo haga en próximas ediciones. No sólo es posible si no que es deseable esterilizar cachorros maduros.

Después de la pausa café ofrecida por el Ayuntamiento de Málaga llegó el turno de otro veterinario catalán. Diego Esteban, expresidente de GEMFE y prestigioso experto en medicina felina y colaborador veterano, recurrente y altruista de eventos para el bienestar felino nos descubrió una manifestación somática del estrés en los gatos. Nos puso tras la pista del Síndrome de Pandora. El Dr. Tony Buffington inició en 1983 la investigación del FUS (síndrome urológico felino) y fue en 2011 cuando conceptualizó una cistitis que puede complicarse, y mucho, relacionado con la vida emocional de los gatos. La morfología y fisiología felinas explican como la afectación urinaria puede derivar en problemas endocrinos, gastrointestinales e incluso cardiovasculares además de conductuales. De manera muy didáctica explicó los mecanismos que se desencadenan a partir del estrés y sus manifestaciones físicas. Los gatos son muy sensibles al entorno, a las interacciones con otros animales y por supuesto, los gatos a las variaciones en el vínculo con sus humanos de referencia. Causó cierta sorpresa que se hablase de ansiedad de separación en gatos porque está muy extendida la idea de que viven instalados en la indiferencia. Como demuestran cada vez más estudios los gatos caseros para estar sanos necesitan interacciones constantes, positivas y predecibles. Las personas que se toman su tiempo en observar y respetar el comportamiento natural de los gatos pueden identificar sus rutinas, sus pautas de juego, sus conductas predatorias, su sensibilidad olfativa y la necesidad de tener refugios seguros donde descansar. En la línea de lo apuntado por Ana Martínez y en otras ediciones por Gabriel Bustillo, nadie que tenga gatos bajo su responsabilidad puede negligir los aspectos ambientales y la incidencia del estrés. Esencias (feliway, valeriana, catnip) actividades, cajas de cartón, cuidado en el traslado hasta clínicas veterinarias especializadas si es necesario (no os perdáis en la ponencia en video en el canal de Jornadas Felinas en Youtube qué pueden pintar los suecos en todo esto), acceso a puestos de control elevados. Así pues, hay que dedicar un esfuerzo suficiente para conocer la etología felina, proporcionar los elementos de protección y de estimulación necesarios y en consecuencia evitar problemas importantes de salud como el que nos ha descrito el experto miembro de la Sociedad Internacional de Medicina Felina y de la de Endocrinología Veterinaria Europea

La última ponencia de la mañana la protagonizó un abogado malagueño con mucha experiencia en el parqué judicial defendiendo causas contra el abuso y a favor de los animales. José Luis Mota es miembro de la sección de Derecho Animal del Colegio de la Abogacía de Málaga trabaja regularmente con la Protectora de Animales local y ha participado en alguno de los casos de maltrato animal más escabrosos como el de Parque Animal en la vecina Torremolinos y se ha posicionado de manera clara contra los espectáculos y las prácticas especulativas que dañan a los animales. Mota clarificó que es y que no es maltrato y a partir de ahí señaló los elementos fundamentales para asentar una denuncia y su prosperidad. Son los cuerpos de seguridad (policía local, policía y Seprona) los autorizados para abrir diligencias y atestados a requerimiento de las entidades, de la ciudadanía o de motu proprio. Sobre esta descripción de los hechos se adjuntan las pruebas, los indicios, los testigos y los testimonios que puedan tener relevancia en el caso. Debe realizarse una investigación lo más rigurosa posible bien desde el ministerio fiscal en solitario bien con la comparecencia de acusaciones populares y acusaciones particulares según el caso. Son los juzgados de instrucción los que determinan si se cuenta con suficientes elementos que justifiquen la continuidad de la causa y el tipo de tramitación y la posible sanción proporcional al hecho probado.

Seguramente la normativa debería ser más estricta respecto a las sanciones imponibles a según qué delitos. Es cuestionable la consideración que se hace del sufrimiento o de la legitimidad de la muerte de un animal sano. No se pena lo suficiente el abandono y la responsabilidad penal está lejos de prosperar con la suficiente contundencia. Las multas asociadas a los procedimientos administrativos parecen carecer del efecto disuasorio que necesita el país que lidera el vergonzoso ranquin de abandonos de animales de compañía. Insistió el abogado en la relevancia probatoria de los informes veterinarios en los delitos contra el maltrato. Desgraciadamente el tiempo se echó encima obligando a continuar y ampliar la información elaborada por el malagueño en futuras ediciones.

Puntuales, después de comer se dedicó una hora a la mesa provincial en el que representantes de distintas entidades nos pusieron al día de la evolución que la protección felina va siguiendo en las ocho provincias andaluzas. Hay que agradecer el mérito de las ponentes, moderadas por Agnés Dufau, para sintetizar su trabajo, informarse de lo que ocurre en su provincia y sobre todo por su implicación cotidiana con los animales y con su localidad.

Rosario PeromingoSentido Animal, El EjidoAlmería
Mª Carmen HerediaLos gatos del PuertoCádiz
Gema GarcíaAsociación GatitudCórdoba
Tamara TorribioMaullidos InvisiblesGranada
Alicia MateosGatsx CES AyamonteHuelva
Mª Dolores ClaveríasAso. CER El Gato JinnenseJaén
Marcos CanizanAMANMálaga
Julia MahindoSociedad Protectora de AnimalesSevilla

Con la laboriosa ordenanza sevillana recién estrenada todo son expectativas respecto a su desplegamiento más allá de los emblemáticos proyectos piloto ya conocidos. Sólo Málaga tiene una ordenanza ya madura que contempla el CER y existe una financiación municipal parcial. La gestión de colonias de manera generalizada o testimonial en la mayoría de las provincias sigue partiendo de la mano de particulares, articulados o no en asociaciones. A pesar de que la Ley andaluza y el reciente informe de la Junta no solo lo respalda, sino que recoge que es obligación municipal. En Granada el CER fue objeto de un pleno en la antigua legislatura y no se tienen noticias de la forma y consolidación de normativa adecuadas. De momento la colonia de la Alhambra sigue siendo la única con una continuidad transversal garantizada. En Jaén el compromiso del ayuntamiento con el CER es testimonial y no tiene su reflejo en la normativa. Otra cosa es en Puente Genil donde desde el municipio se ha realizado una primera aportación para esterilizaciones. Córdoba se sigue a la espera de la redacción y aprobación de una normativa a la altura de los tiempos que corren y de la mejora de los recursos destinados a las colonias ya CERtificadas y los acuerdos con las protectoras. Almería parece que ya ha superado todas dudas jurídicas que injustificadamente se cernían sobre la legitimidad del CER y se ha firmado una primera asignación presupuestaria municipal para esterilizar gatos callejeros. Huelva tiene un largo recorrido pendiente en la comprensión de lo inoportuno del traslado y confinamiento de los gatos ferales y las consecuencias del efecto vacío. Podemos decir que en Andalucía hay provincias que van a distintas velocidades y sería oportuno que desde la Junta se propiciase una adecuada actualización normativa. Tanto en las ciudades como en los pueblos el liderazgo de la protección felina proviene de la ciudadanía consciente y las autoridades se están viendo obligadas a responder al clamor por una gestión ética y eficaz de las colonias de gatos y contra el maltrato.

Mediante un CER aplicado adecuadamente la convivencia de gatos y humanos se hace no solo posible si no deseable. Las normas locales deben ser concebidas desde el asesoramiento experto y deben desarrollarse de manera coordinada con entidades que a su vez permanecen actualizadas. Los recursos ahora destinados en un ciclo inacabable de cazar y matar deben reorientarse a capturar, esterilizar y retornar. De las empresas de exterminio debemos pasar a la cultura de la colaboración. En breve periodo puede pasarse de la inconveniente sobrepoblación a la convivencia armoniosa. Las altas instancias autonómicas conocen ya qué es el CER y sus ventajas, algunos municipios locales en transición hacia al CER van trazando la línea de las buenas prácticas y la población civil va contribuyendo decisivamente a que cambien las cosas. La velocidad en la implementación de las mejoras no es la deseada pero no cabe duda que cada vez estamos más cerca porque somos más y más sabías.

Con Olga Porqueras se abre una cuarta línea de conocimiento en las Jornadas: el autocuidado y el crecimiento personal y emocional de las personas implicadas en el cuidado de gatos. Las colonias de los que las gestoras no son propietarias ni responsables directas (eso corresponde por ley a la administración) si no responsables vicarias o morales. Y sobre todo las gateras establecen un vínculo emocional muy importante a través de la cotidianidad y las dificultades. Los gatos callejeros – más aún cuando las ordenanzas y las autoridades no avanzan lo suficiente- sufren avatares que preocupan, exigen y sobrepasan a particulares que invierten tiempo, dinero, ilusiones y en algunos casos la salud. Existe un riesgo muy alto de “quemarse”, de padecer fatiga por compasión y de renunciar a aspectos muy importantes de la propia vida priorizando lo que a veces se vive como una lucha.

Olga Porqueras es una reconocida “Animal Communicator” imparte talleres desde hace más de una década a nivel nacional e internacional. Es promotora de procesos de sanación en el duelo a través de los programas de doula del alma. Arrancó los aplausos del numeroso público que siguió la jornada al completo cuando equiparó el dolor de la pérdida de un animal de compañía con el de un descendiente. Así pues, la terapeuta invitó a la reflexión, a la recuperación de un espacio y tiempo propios como estrategia para hacer las cosas bien con nosotras mismas y que revierta en la tarea de hacer las cosas bien con los animales que a la vez actúan como maestros. 

Aunque todos los ponentes tenían mucho más que decir y los asistentes mucho que aportar después de tanta información llegó el momento de clausurar esperando haber sembrado unas semillas que florecerán en meses venideros. Agnés Dufau y Mercedes Vara no quisieron cansar a la audiencia con largas conclusiones porque las que sirven son las que saca cada uno. Curiosamente hubo que repetir la fórmula de clausura porque nadie quería irse. La fuerza felina es asombrosa. Os esperamos en 2021 y mientras estemos en contacto a través de las redes porque trabajamos durante todo el año para ofrecer novedades y recursos